Madrid – Fontainebleu

Sabiendo que teníamos 1400km debíamos de hacer paradas para no morir tanto en lo físico como en lo mental.

Toca segundo desayuno en Pancorbo , sí fui por la nacional,carretera preciosa por el desfiladero y típica estampa «¿te gusta conducir?».

La ultima parada en España ,en Idiazabal  para probar un poquito de queso y de paso cargamos el deposito de gasoil con la remota posibilidad de no repostar en Francia.

Después de estar atascado desde Bordeaux, llegamos a la parada técnica. Un área de servicio que tiene una panadería con croissants de muerte, riquisimos , etc. Seguimos nuestro camino dirección París y descubrimos que los franceses tienen su propio Benidorm , hasta el desvío de Nantes tuvimos un trafico infernal por la autopista y al llegar al desvío de París todo el mundo eligio Normandia y Bretaña. Gracias al cielo escucharon mis plegarias y volví a recuperar un apacible clima de tranquilidad en la carretera.

Dormir era lo prioritario pero también una segunda cena.

Encontrar a las once de la noche en Francia  un lugar donde se distribuya alimento no tiene precio. Un turco fue la solución.

El menú fue kebab griego con salsa andalouse , esta
salsa no pudimos identificar los ingredientes pero pica.

Para dormir había reservado ,un día antes, en el Etap de Avon.Como detalle forma parte de la zona metropolitana de Paris con la estación de tren a unos metros.

Fin del primer capítulo.

Publicado por Luis Puente

Soy Luis Puente un consultor especialista HP Software con inquietudes en sistemas , hosting y desarrollo en WordPress

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.